Más de una vez, y más de dos, me he encontrado con carteles y anuncios que pregonan terapias musicales de grupo impartidas por personas sin formación. También me he encontrado con personas que consideran la musicoterapia una pseudoterapia como la homeopatía o las flores de Bach. Pero, ¿es un bulo la musicoterapia? ¿la puede impartir cualquier persona? ¿funciona?.

Hoy vamos a hacer un repaso a la evidencia científica que existe sobre la musicoterapia y a definirla un poquito. Voy a tener presente en todo momento que el que no sea perjudicial no significa que sea beneficiosa. Ir a terapias ineficaces puede estar bien para alguien que no tiene ningún problema, pero resta tiempo valiosísimo si lo que necesitamos es ayuda.

¿Qué es la Musicoterapia?

Podríamos definir la musicoterapia como una forma de relación estructurada profesional-cliente que usa la música como principal vehículo o facilitador de la expresión emocional, cognitiva y física orientada al mantenimiento o mejora de la salud menta y física.

Dejo fuera de la definición poner música de fondo, escuchar música en el reproductor MP3 mientras cocinamos, cantar villancicos en el área de hospitalización infantil y bailar en la discoteca. Sí es cierto que el cantar villancicos está orientado a la mejora de la salud pero no hay una estructura que controle la posible terapia.

Y, como terapia, funciona. No funciona con todo. Un masaje no nos curará las piedras en el riñón ni una aspirina está indicada para la halitosis. Seamos serios. La mayoría de las ténicas y terapias que existen no funcionan para todos los trastornos y enfermedades. Pero para algunos trastornos es una terapia válida y eficaz, o paliativa…

¿Y quién puede impartir musicoterapia?

Al igual que un masaje es una técnica terapéutica manual propia de la fisioterapia, la musicoterapia es una técnica terapéutica sensorial propia de la salud mental, la psicología o la psiquiatría. Esto no significa que yo no pueda dar masajes a mi mujer, significa que no es muy probable que yo sea capaz de dar masajes terapéuticos efectivos. Igualmente es complicado que alguien sin formación especializada sea capaz de tratar cualquier tipo de problema con música.

Así que para una musicoterapia eficaz necesitamos dos cosas: un trastorno o problema solucionable con música (que no parece que haya muchos) y un profesional con conocimientos de musicoterapia.

Hay miles de escuelas de musicoterapia. Puede que algunas no sean de fiar, pero muchas están vinculadas a universidades y organizaciones que nos pueden informar y asesorar para ver si lo que tenemos delante es fiable o no.

Para responder qué es fiable me voy a mojar un poco. No considero fiables los modelos o teorías que no se dejan comprobar y que basan su efectividad en generalizaciones y en correlaciones malintencionadas. Las técnicas psicodinámicas, holísticas o energéticas, por ejemplo, no están comprobadas, y cuando lo están no es para bien.

¿Qué me parece aceptable? Pues me quedo con las terapias musicales cognitivas, conductuales o cognitivo-conductuales. Por el sencillo motivo de que intentan comprobar su efectividad. Siempre hay personas mal intencionadas o que han entendido mal el proceso terapéutico e intentan alicar la terapia musical a casos en los que no va a haber efecto terapéutico, pero es está dentro de la profesionalidad de cada uno.

Aplicación y efectos estudiados

Autismo y Musicoterapia

Una de las aplicaciones más comunes y exitosas de la musicoterapia es en trastornos y problemas en los que la comunicación profesional-paciente está menoscabada. Hay muchísimo estudiado de musicoterapia en relación con el autismo, afasias y demencias. Y uno de los trastornos donde más efecto postivo tiene la musicoterapia es en el autismo.

Uno de los artículos más bonitos que he revisado para esta entrada es el del autismo. Merece la pena echarle un vistazo. En él nos comentan las mejoras que tienen los pacientes en calidad de vida y en su autoconsciencia gracias a la musicoterapia.

Musicoterapia en el Embarazo

Lo primero es que el embarazo no es una enfermedad (gracias, Ana). Pero hay algunos trastornos que pueden suceder con más facilidad durante este proceso debido al cambio hormonal. Hay varios estudios en los que se aplica la musicoterapia a embarazadas junto con los cuidados prenatales normales que muestran una mejora significativa en aspectos como la ansiedad, depresión y estrés.

Parece que sí que está indicada la musicoterpia en embarazadas. Me he esforzado en encontrar estudios que tumben estos datos, pero he sido incapaz.

Sí me permito disentir, ligeramente, puedo decir que quizás una técnica de mindfulness o de relajación podría obtener los mismos resultados. Pero de lo que estamos hablando es de si es efectiva la musicterapia y lo es.

La terapia musical en la Esquizofrenia

Mucho he buceado entre artículos y me he encontrado de todo. Muchos no aplicaban musicoterapia, simplemente les ponían música, otros son metodológicamente “extraños”. Pero hay alguno que otro que sí merece la pena.

Antes de nada quiero comentar que la esquizofrenia tiene unos síntomas que se suelen llamar negativos. Estos síntomas son negativos, hablando llano, porque aplanan al paciente, le restan vitalidad. Son el afecto aplanado, la pobreza de pensamiento, pérdida de intereses, déficit de atención… Y estos son los aspectos en los que la musicoterapia tiene efecto. No mucho y no muy consistente, pero algo sí.

El efecto es sencillo de explicar. En la musicoterapia los entrenaban en mostrar emociones en comunicación, se les promovía la interacción y la creatividad, contrarrestando los síntomas negativos.

Los artículos completos que he encontrado son algo viejos, pero sigue habiendo la misma evidencia en los que he podido consultar. Lo que no he encontrado son artículos que respalden una mejoría generalizada de estos trastornos con la musicoterapia.

Demencia y Musicoterapia

Si de un tipo de trastorno y musicoterapia hay muchísimo escrito es de las demencias. Hay cientos de estudios en los que se estudian sus efectos sobre la ansiedad, depresión y multiples trastornos que suelen aparecer junto a la demencia.

No parece que haya evidencia en contra de aplicar la musicoterapia en demencias. Es más, parece que es una de las terapias no farmacológicas que más éxito tienen y que mejor ratio tienen de coste/beneficio.

El principal problema es que se suele generalizar el éxito en los tratornos demencia más depresión o demencia más ansiedad a la depresión y ansiedad aisladas. Y no siempre, o nunca, vamos a encontrar que la musicoterapia sea lo más indicado en estos problemaso que funcione siquiera un poquito.

Musicoterapia para la Ansiedad y la Depresión

Lo más curioso que me he encontrado, o que no he encontrado, es que no hay estudios sobre musicoterapia y ansiedad. Sí que los hay de ansiendad más Alzheimer u otros trastornos. Incluso hay estudios en pacientes terminales, que van a someterse a una colonoscopia, etc. Pero no he sido capaz de encontrar literatura que relaciones musicoterapia y ansiedad. Por algo será.

En lo que respecta a la Depresión entramos en el terreno de la falta de profesionalidad. Usar la musicoterapia en estos trastornos es engañar a los clientes.

He buscado y rebuscado artículos que digan y contradigan y no he encontrado evidencia suficiente de que funcione la musicoterapia o que sea efectiva o beneficiosa en personas con depresión. Sí que es efectiva para personas con demencia más depresión y autismo más depresión. Pero no encuentro ninguna evidencia de que exista beneficio en aplicar musicoterapia en estos casos.

Conclusiones

Lo he dicho antes y lo repito. La musicoterapia es una opción terapéutica válida en muchos casos e inválida en muchos otros. Si eres un profesional intentando formarte en musicoterapia debes tener muy claro en qué la vas a aplicar y qué pacientes tienes.

No he querido entrar en adolescentes y niños porque no he sido capaz de ordenar todo lo que he encontrado y me generaron mucha desconfianza los estudios que he ido encontrando.

Sí puedo decir que hay unos mecanismos en la musicoterapia que hacen que mejore la salud y el bienestar de cierto tipo de pacientes. ¿Es posible extraer dichos mecanismos y aplicarlos de una forma más eficiente? Seguro que sí.

También puedo decir que no he encontrado nada que haga pensar que con musicoterapia vayamos a curar a nadie. Pero en los trastornos en los que es útil sí aumenta el bienestar, que no es poco.


Referencias

Chang, M., Chen, C., & Huang, K. (2008). Effects of music therapy on psychological health of women during pregnancy. Journal of Clinical Nursing, 17(19), 2580-2587. doi:10.1111/j.1365-2702.2007.02064.x

Gómez-Romero, M., Jiménez-Palomares, M., Rodríguez-Mansilla, J., Flores-Nieto, A., Garrido-Ardila, E., & González-López-Arza, M. (2016). Benefits of music therapy on behaviour disorders in subjects diagnosed with dementia: A systematic review. Neurología (English Edition). doi:10.1016/j.nrleng.2014.11.003

Gadberry, A. L., & Harrison, A. (2016). Music therapy promotes self-determination in young people with autism spectrum disorder. International Journal of School & Educational Psychology, 4(2), 95-98. doi:10.1080/21683603.2016.1130580

Music therapy for depression. (n.d.). Retrieved December 22, 2016, from http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD004517.pub2/full


Fuente con Licencia CC4.0: PsicoCero – Musicoterapia por Emilio CG.

Fecha
Item
Musicoterapia
Rating
51star1star1star1star1star

Artículos relacionados