Teletrabajo: 11 consejos para Trabajar desde Casa

El teletrabajo en España sigue creciendo muy lentamente. Aquí solo trabaja en remoto un 4,3% de la población. El presentismo, tan habitual en España, sigue estando presente en muchas empresas.

Mientras, países como Suecia, Finlandia, Islandia, Países Bajos o Reino Unido, casi el 25% de los trabajadores lo hace habitualmente desde casa.

De todas formas trabajar desde casa no es nada fácil y no está hecho para todo el mundo. Aunque parezca muy bonito mucha gente que ha empezado a trabajar en casa ha terminado en un coworking.

Trabajar en casa requiere mucha más disciplina y autocontrol que hacerlo en una oficina presencialmente.

¿Qué es el teletrabajo?

El teletrabajo significa trabajar de forma remota, lo que en la mayoría de los casos significa trabajar en casa.

Pero también el teletrabajo puede realizarse desde un café o desde otro país. Teletrabajo significa que no tienes que ir a trabajar a las instalaciones del empleador.

Si trabajas por cuenta propia, eres autónomo o freelancer, o tienes un negocio que llevas desde casa, también estas teletrabajando.

Resumiendo, el teletrabajo significa utilizar herramientas y tecnologías de comunicación para realizar tareas laborales desde una ubicación remota.

Si estás contratado por alguna empresa y trabajas en casa tienes que fichar, como cualquier trabajador de la oficina.

Consejos para trabajar en remoto

Si empiezas con el teletrabajo es importante que mires estos consejos.

Aunque trabajas en casa tienes que cumplir unos objetivos y sacar el trabajo adelante como si estuvieras en la oficina. Ser productivo en casa es más difícil si no te organizas.

Hay gente que lleva años teletrabajando que no tiene ningún problema, pero si nunca lo has hecho, igual estos consejos te vienen bien.

Como dijimos antes no a todo el mundo le gusta trabajar en casa. No relacionarse con nadie durante toda la jornada laboral no es fácil ni divertido.

#1. No trabajes en pijama

Levantarse, café rápido y a encender el ordenador.

De la cama al ordenador en 5 minutos. Es el llamado síndrome del pijama. Todo el día trabajando con el pijama puesto como si fuera un domingo, porque como no vas a salir a la calle.

Es aconsejable, aunque vayas a trabajar desde casa, arreglarse un poco. Una ducha y ropa de calle te ayudará a ti y a los que viven contigo a darse cuenta que estás trabajando.

Muchos teletrabajadores para marcar claramente el comienzo de su jornada laboral salen a la calle a comprar el pan o a desayunar al bar. De regreso a casa comienza su jornada laboral.

#2. Busca dentro de tu casa un espacio de trabajo

Dependerá del espacio que tengas obviamente. Pero siempre que puedas móntate una especie de oficina.

El dormitorio no es la mejor idea para trabajar porque si cuentas la noche más la jornada laboral te has pasado más de 15 horas en la misma habitación.

Que no pasa nada pero puede agobiar un poco estar tantas horas en un mismo sitio.

Si no hay más remedio intenta buscar una separación para que parezcan dos espacios.

Y cuando termines tu jornada laboral cierra la puerta. La oficina is closed, ahí ya no se entra.

#3. Horario, horario, horario

Esto quizás es lo más importante porque si no van a ser jornadas de 24 horas.

La oficina siempre está en casa y a las diez de la noche puedo ponerme a currar. Un horario es imprescindible para desconectar y no quemarse.

Uno de los grandes peligros del teletrabajo es que nunca termines de trabajar. Si trabajas por tu cuenta es bueno que los clientes no sepan que trabajas en casa porque pueden molestarte a cualquier hora.

#4. Haz los descansos típicos de la oficina y no más

Para a almorzar, para estirar las piernas…

Pero no pares para poner la lavadora o los garbanzos a remojo. Eso fuera del horario de trabajo.

Aunque trabajes en casa hay unas obligaciones y unos objetivos que cumplir. Si pierdes tiempo del trabajo con asuntos domésticos tu trabajo se alargará indefinidamente durante todo el día.

#5. Frente al ordenador se trabaja

Ni se fuma, ni se desayuna, ni se merienda. Haz una pausa.

La cocina está demasiado cerca de tu oficina y hay de todo. Es tentador coger las patatas fritas y come que te come delante del ordenador.

Si fumas lo mismo. Si lo haces mientras trabajas empalmarás uno detrás de otro y tendrás los pulmones más negros que el carbón. Haz una parada y sal al balcón o a la calle a fumar.

Tener fruta o frutos secos puede ser una manera de tener hábitos más saludables.

#6. Muévete. Pasea

El trabajo en remoto suele ser siempre delante del ordenador. Es muy sedentario. Y además, ni siquiera nos desplazamos para trabajar.

Hay que activar el riego sanguíneo. Haz pequeñas paradas para moverte y deja todos los días un lugar para el ejercicio físico, ya sea un paseo, running, partida de padel o gimnasio.

#7. El espacio de trabajo fuera de horarios y fines de semana ni se toca

Muchos trabajadores en remoto utilizan dos usuarios en el ordenador para separar el trabajo de lo personal.

Y si puedes apaga el ordenador. Si no puedes caer en… voy a hacer esto que termino en un momentito y así no dejas de trabajar en todo el día.

La posibilidad de contratar un número de teléfono virtual es muy interesante para estos casos. Así tendrás tu número de teléfono para el trabajo y el personal. El número virtual puedes configurarlo para que salte el buzón según determinados horarios.

#8. Sal y relaciónate

Trabajar en casa es trabajar solo. Pocas relaciones. Intenta quedar con alguien todas las semanas a comer o a tomar una cerveza. (Virtualmente en tiempo de confinamiento obligatorio ;).

Y al acabar la jornada laboral habla por teléfono con alguien para no tener la sensación de estar enclaustrado.

#9. Deja claro a todo el mundo el horario laboral que te hayas marcado

Déjaselo claro a amigos y, sobretodo, a tu familia. Deben respetar tu horario de trabajo.

La comida se prepara cuando se termina el horario de trabajo. La ropa se tiende fuera del horario laboral.

Durante tus horas de trabajo estás trabajando. Que no te molesten para comentarte cosas de la casa, de los hijos o del coronavirus. Cuando termines se habla de todo lo que sea.

Deben asumir que no estás disponible durante tu horario de trabajo.

#10. Utiliza herramientas

Estando en casa es posible que te cueste más ser productivo por todas las distracciones que hemos enumerado. Lo bueno de trabajar en casa es que el hortario es fléxible y tu te lo marcas.

Pero como no lo hagas bien vas a estar todo el día pegado al ordenador.

Aparte de utilizar todas las herramientas informáticas que existen, una libreta y un boli son de lo más efectivos.

Apunta las tareas del día o la semana y ves tachando conforme las vas realizando. Te ayudará a marcarte y cumplir objetivos.

#11. Mantén tu espacio de trabajo limpio y ordenado

Aunque no vengan clientes, es saludable mantener limpio y ordenado tu espacio de trabajo. Si no cuando venga una visita tendrás que arreglarlo a toda prisa.

Si usas un lugar común de la casa monta y desmonta la oficina o mantenla decente todos los días.

Estas recomendaciones valen también para estudiantes y opositores, muchos de los cuales aunque trabajar en casa es cómodo acuden a la biblioteca.

Si no te marcas unas regals es fácil caer en el síndrome de la soledad del teletrabajador y que termines odiando tu propia casa.

Como hemos dicho no es fácil. Los coworkings cada vez están más llenos de trabajadores que quieren separar su vida laboral de la personal, a los que quedarse todo el día en casa se les hace un mundo.

También está el caso contrario. Gente que está cómoda en pijama todo el día y casi que curra con el portátil en la cama.

Consejos para trabajar desde casa

Ventajas de trabajar en casa

Trabajar en casa es muy positivo para la gente que lo realiza habitualmente aunque el trabajo en remoto no despega en España

#1- Menores costos de funcionamiento.

No tienes gastos de desplazamiento. Ni gastos en bono bus, ni en metro, ni en gasolina.

Si eres autónomo o freelancer puedes desgravarte algunos gastos de casa como internet, luz o una parte del espacio de trabajo que utilizas.

Para las empresas también es un ahorro de costes tener teletrabajadores porque no necesitan espacios de trabajo tan grandes.

#2- Flexibilidad

Según tus necesidades puedes ponerte un horario u otro. Es más fácil conciliar vida familiar y laboral.

Si tienes hijos no es un problema cuando se ponen malos y tienen que estar en casa o en las vacaciones.

Puedes librar un viernes y trabajar un domingo. Tu te planificas la semana como mejor te venga.

#3- Más satisfacción

Trabajas en un ambiente familiar y confortable como es tu casa. Mas motivación.

#4- Más productividad

Hay estudios que reflejan que los trabajadores que lo hacen desde casa son un 15% más productivos que los que trabajan en la oficina y que suelen trabajar cinco horas más que sus colegas de la oficina.

Además, la conciliación humaniza a las empresas.

5#- Mejores profesionales

Las empresas pueden acceder a mejores profesionales ya que no tienen que vivir donde está el trabajo.

6#- Es ecológico

Desde muchos organismos internacionales lo recomiendan a las empresas. Menos consumo de carburantes. Mejora la movilidad en las ciudades, menos contaminación y poder trabajar desde cualquier lugar puede ser una solución para las zonas despobladas.

Conclusiones

Mejor conciliación familiar, más satisfacción laboral, reducción de costes empresariales, aumento de la productividad…

Los beneficios del teletrabajo son incontables y de sobra estudiados, y su implantación es más fácil que nunca gracias a las nuevas tecnologías.


Fuente con Licencia CC3.0: Rincón del Emprendedor – ¿Trabajar desde Casa? 11 consejos de Teletrabajo por Emprendedores.