¡Te has puesto como un tomate! Por qué nos sonrojamos según la ciencia

rubor

Puede suceder tras un comentario comprometedor, cuando dos miradas se cruzan o porque sí. El sistema nervioso simpático se hiperactiva. El corazón se acelera, el calor inunda la cara y llega hasta las orejas. Ahí está el rubor facial, expresión incontrolable, imposible de fingir y sin equivalente en otros animales. Algunas personas desarrollan tal fobia … Leer más¡Te has puesto como un tomate! Por qué nos sonrojamos según la ciencia