“¿Trabajas en equipo? Enséñame las cicatrices”, Balfour Mount.

La asertividad es la habilidad de expresar nuestro desacuerdo, o nuestro desagrado, sin que los demás se sientan atacados. Asertividad es saber defender nuestros derechos, pero respetando al mismo tiempo los derechos de los demás. Se trata de un conjunto de herramientas de comunicación que nos permite resolver conflictos sin generar conflictos aún mayores en el intento.

La asertividad es el camino medio entre una actitud agresiva, que vulnerará los derechos de los demás, y la pasividad, que dejará nuestros derechos sin defender. Para resolver esta disyuntiva muchas personas desarrollan un estilo híbrido llamado pasivo-agresivo, el cual tampoco resuelve los problemas a largo plazo, sino que más bien contribuye en la acumulación de tensión emocional en las relaciones.

Por ejemplo: un compañero de trabajo habla mal de nosotros a nuestras espaldas. Cada estilo lo afrontará de una manera diferente:

  • Agresivo: Directamente va y le canta las cuarenta.
  • Pasivo: Con actitud sumisa y sonrisas intentará ganarse a esa persona.
  • Pasivo-agresivo: Sin confrontarlo directamente, soltará indirectas en su presencia.

Probablemente, ninguno de los tres estilos anteriores tendrá buenas consecuencias a largo plazo. Una cuarta opción, la asertividad, puede reportarnos muchos beneficios. En primer lugar, vamos a poder expresar nuestros sentimientos y pensamientos, por lo cual vamos a ganar en autenticidad como personas.

También haremos un esfuerzo en comprender al otro, con lo que ganaremos en empatía. Vamos a hacernos valer frente a los demás y sin tener para ello que atacarlos, con lo cual ganaremos en respetabilidad. Y no olvidemos que, conforme nuestras habilidades comunicativas se vayan haciendo más eficaces y disfrutemos cada vez más de sus beneficios, nuestra autoestima también se verá fortalecida.

Como cualquier otra habilidad, la asertividad se puede aprender y se perfecciona a medida que se utiliza. Existen muchas técnicas para cada tipo de situación, pero un entrenamiento detallado excede las posibilidades de este breve artículo.

Simplemente voy a explicar 4 sencillos pasos que pueden ayudarnos a solventar muchas situaciones, ya sea con compañeros, jefes, parejas, amigos, etc. El objetivo será solicitar al otro un cambio en alguna conducta que nos moleste:

  • “Cuando ocurre esto…” Primero explicamos lo sucedido en términos estrictamente descriptivos. Es importante no valorarlo ni hacer juicios de ningún tipo. Truco: no usar adjetivos ni adverbios. Sólo hacer una descripción de hechos, tan verificable que no admita discusión.
  • “Yo me siento…” En este segundo paso expresamos nuestros sentimientos. Nótese que esto tampoco admite réplica. Nadie puede saber mejor que nosotros lo que sentimos y nadie tiene derecho a decirnos cómo debemos sentirnos. Truco: no hablar de cómo creemos que siente o piensa el otro, porque eso supondrá el inicio inevitable de una discusión.
  • “Entiendo que…” Expresamos que nos hemos puesto en su lugar y que hemos hecho un intento de comprender sus motivos. A veces puede ser pertinente hacer algo de autocrítica en este paso.
  • “Qué te parece si…” Aquí proponemos cómo nos gustaría que se comportase esa persona en el futuro. No le estamos ordenando que se comporte así. Estamos expresando nuestro deseo, es decir, estamos verbalizando lo que nos gustaría que ocurriese. El otro puede aceptar o no, pero no puede discutir nuestras preferencias, que son sólo nuestras.

Por ejemplo, en el caso del compañero que se ha quejado de nosotros, después de buscar un momento apropiado en el que nadie nos interrumpa, podemos usar la asertividad y decirle con calma: Quiero comentarte algo que me gustaría que habláramos antes de que vaya a más.

alojamiento wordpress

Esta mañana me ha llamado el jefe y me ha dicho que le has comentado esto de mí. La verdad es que me ha sentado bastante mal enterarme de esa manera. Me he quedado blanco, oye, no sabía qué decirle. Entiendo que lo hayas hecho, porque no llevas mucho tiempo trabajando aquí y no hemos tenido tiempo de conocernos bien.

También reconozco que yo no siempre soy un compañero perfecto, muchas veces meto la pata y, por supuesto, estás en tu derecho de quejarte al jefe si así lo crees conveniente. Pero a mí me gustaría que, si alguna vez vuelve a ocurrir, lo hablaras conmigo con toda tranquilidad. Y yo haré lo mismo, si te parece bien. ¿Qué te parece si lo hacemos así a partir de ahora?

La conducta asertiva resolverá muchos conflictos, pero, sobre todo, los prevendrá en el futuro, porque estaremos dando a entender que no vamos a dejar pasar este tipo de situaciones.

Sin embargo, no es ninguna fórmula mágica y, en según qué situaciones, también nos convendrá ser agresivos o pasivos (el estilo pasivo-agresivo no lo recomiendo); sobre todo, cuando la otra persona no atienda a los intentos de conciliación por nuestra parte. Pero estos casos serán raras excepciones.

En la mayoría de casos, la asertividad ayudará a cicatrizar las heridas y, como decía Balfour Mount, el padre de los cuidados paliativos, se puede trabajar en equipo con cicatrices, pero no con heridas abiertas.


(Sobre la Imagen del post: Judo significa en japonés el camino de la suavidad (Ju = suave, Do = camino). Este arte marcial se basa en el principio de la no resistencia a la fuerza del oponente. Al actuar así, cualquier fuerza que se imprima será ineficaz, porque no encontrará donde apoyarse. De esta manera, el judoca mantiene el equilibrio, mientras el equilibrio del atacante se debilita. Así consigue aceptar la realidad tal cual ocurre, sin dejarse golpear por ella y sin perder una posición de ventaja para intentar cambiar las cosas.)

 Government Press Office (Israel) – A Judo Competition


Fuente con Licencia CC4.0: Psicología Bay – Asertividad en cuatro sencillos pasos por Vicente Bay.

Artículos relacionados