El término motivación es una palabra que deriva del latín motivus, que significa: causa del movimiento. La motivación la podríamos definir como aquello que energiza a una persona hacia un objetivo y, por tanto, ejerce un efecto determinante en el impulso necesario para realizar o abandonar una acción. Así, la motivación es un estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta.

Sobre motivaciones se ha escrito mucho y muy variado, no únicamente desde la psicología, sino desde otras ramas del conocimiento como la sociología, las ciencias políticas o la filosofía, entre otras. Cuando hablamos de motivación, podemos distinguir entre dos tipos de modelos.

Por un lado, están aquellos modelos que se basan en teorías mono-motivacionales como, por ejemplo, la economía conductual que se basa en el beneficio personal como motor motivacional principal, o el maquiavelismo, que se basa en la adquisición y mantenimiento del poder como único objetivo.

Estas teorías, si bien pueden tener validez (y la investigación científica así lo muestra), han sido sumamente criticadas por simplistas y reduccionistas. Por otro lado, están aquellos modelos basados en lo que se denominan motivaciones conscientes e inconscientes.

Así, por ejemplo, algunos autores como Freud, hablan de la elección de pareja como una conducta motivada de forma esencialmente inconsciente, basado en modelos femeninos ya conocidos y que, sin embargo, racionalizamos conscientemente de mil y una forma distintas: “me conviene”, “la amo”, “me hace feliz”, etc.

Así pues, como podéis ver, cada autor tiene su propia teoría sobre el funcionamiento de las motivaciones y, sin embargo, en nuestra humilde opinión, pese a que todas las teorías contienen cierto grado de verdad, ninguna por si sola, es capaz de explicar lo complejo de la motivación humana.

La pirámide de motivaciones de Maslow

La relación de motivos más conocida, por su sencillez y valor explicativo, es la pirámide de necesidades del psicólogo Abraham Maslow. Se trata de una disposición jerárquica de motivaciones, y en la base de está pirámide se encuentran las necesidades de déficit (fisiológicas), entre las cuales destacan el sexo y la alimentación.

Por encima se hallan los deseos de seguridad y afiliación, que podemos identificar con la estabilidad socio-económica. Finalmente, los últimos niveles de la jerarquía se centran en el crecimiento personal en forma de reconocimiento, auto-realización, y auto-actualización.

Maslow establece que, para que un individuo se preocupe de satisfacer algún tipo de necesidad (esto es estar motivado), primero debe haber satisfecho las necesidades inferiores en la jerarquía.

Así, por ejemplo, para que una persona se encuentre plenamente motivada en mejorar su círculo de amistades o mejorar su relación con estas, primero deberá encontrarse en una situación donde sus necesidades básicas estén satisfechas. Del mismo modo, para que alguien se dedique a la filantropía, primero deberá tener una situación personal estable a nivel socio-económico.

A pesar de que pueda resultar un tanto simplista y que algunos autores no estén del todo conformes, el modelo motivacional de Maslow sigue teniendo un peso importante en teoría motivacional.

El auto-conocimiento personal y descubrir que motivaciones dirigen nuestra conducta es un punto fundamental en el crecimiento y el cambio psicológico.

Con esto, hemos rascado un poco la superficie de la teoría motivacional humana. Debemos pensar que nos hemos introducido con el que, tal vez, es el modelo más sencillo y, al mismo tiempo, más extrapolable a nuestras vidas a todos los niveles.

Por ello, os dejamos con una conferencia de Chip Conley en TED2010, que hace un recorrido por la pirámide de Maslow, desde el individuo, a la organización e incluso a las sociedades. Si bien no es un vídeo explicativo de la pirámide de motivaciones de Maslow, si es un vídeo ejemplificante de como esta teoría se puede adaptar de forma a adecuada a un sinfín de situaciones.

Asimismo, como tendremos ocasión de ver, algunas de las cosas que dice Chip Conley tienen mucho que ver con otros aspectos de la motivación humana, y con otros modelos que veremos en posteriores entradas, como el de la auto-determinación.


Fuente con Licencia CC3.0: Idou Psicología – Motivación humana o ¿Por qué hago lo que hago? (I) por Idou Psicología.